Ancianos, el «nuevo pueblo» condenado al descarte: Francisco

Ancianos, el «nuevo pueblo» condenado al descarte: Francisco

La exaltación de la juventud ha sido un icono de los totalitarismos dominantes del siglo XX. Esta contundente afirmación del papa Francisco en su catequesis de este miércoles revela como la cultura dominante, hoy, tiene un único modelo en el joven-adulto,  ensimismado en su propia juventud, mientras el «nuevo pueblo» de los ancianos es descartado como «un peso» para la sociedad.

«Junto a las migraciones, la vejez es una de las cuestiones más urgentes que la familia humana está llamada a afrontar en este tiempo. No se trata solo de un cambio cuantitativo; está en juego la unidad de las edades de la vida: es decir, el real punto de referencia para la compresión y el aprecio de la vida humana en su totalidad», advirtió el Pontífice.

En la pandemia ni siquiera los vimos morir

En su Audiencia General en el Aula Pablo VI del Vaticano, el Santo Padre inició así un nuevo ciclo de catequesis dedicadas al sentido y el valor de la vejez, inspirado en el pasaje bíblico del profeta Joel (Jl 3,1-2.5), que exalta en los sueños de los ancianos la visión de futuro para los jóvenes.

En su reflexión, Francisco constata que nunca antes en la historia de la humanidad la población anciana había sido tan numerosa y que la longevidad se ha masificado en amplias regiones del mundo, al punto de sobrepasar el equilibrio entre la infancia distribuida en pequeñas dosis, por un invierno demográfico, y la vejez. Sin embargo, el riesgo de ser descartados es aún más apremiante porque los ancianos son vistos a menudo como «un peso».

«En la dramática primera fase de la pandemia fueron ellos los que pagaron el precio más alto. Ya eran la parte más débil y descuidada: no los mirábamos demasiado en vida, ni siquiera los vimos morir», lamentó el Pontífice.

La vejez no es la pérdida del sentido de la vida

Este desequilibro entre las nuevas y viejas generaciones proviene, a decir del Papa, de «la cultura dominante que tiene como modelo único al joven-adulto, es decir, un individuo hecho a sí mismo que permanece siempre joven», mientras que la vejez es considerada simplemente como el «vaciamiento y pérdida» del sentido de la vida.

«La exaltación de la juventud como única edad digna de encarnar el ideal humano, unida al desprecio de la vejez vista como fragilidad, degradación, discapacidad, ha sido el icono dominante de los totalitarismos del siglo XX», enfatizó el Pontífice.

No obstante, al recordar que la prolongación de la vida incide de forma estructural en la historia de los individuos, de las familias y de las sociedades, Francisco se preguntó cómo en las culturas llamadas «desarrolladas», la vejez tiene poca incidencia, no es reconocida y su cuidado se limita a planes de asistencia y no a proyectos de vida en un período que abarca casi un tercio de la existencia humana.

«Esto es un vacío de pensamiento, imaginación, creatividad. La juventud es hermosa, pero la eterna juventud es una alucinación muy peligrosa. Ser ancianos es tan importante – y hermoso – como ser jóvenes», agregó el Papa.

La melancolía del anciano vs la pantalla de un smartphone

«La alianza entre las generaciones, que devuelve al ser humano todas las edades de la vida, es nuestro don perdido», continuó diciendo el Santo Padre al explicar que la profecía de Joel vincula a jóvenes y ancianos, pues si estos últimos no se dejan inspirar por el Espíritu Santo y entierran su pasado y sus sueños, los jóvenes no lograrán vivir el presente y tener una visión de futuro.

«Si los abuelos se repliegan en sus melancolías, los jóvenes se encorvarán aún más en su smartphone. La pantalla puede también permanecer encendida, pero la vida se apaga antes de tiempo», advirtió Francisco, sin dejar de señalar que durante la pandemia esta dependencia se ha agudizado.

No abandonarse a la inercia de la supervivencia

El Santo Padre concluyó su catequesis alentando a los ancianos a vivir la vejez como un «don de sentido de la vida» y no que se consuman como en una «inercia de supervivencia».

«La vejez, si no es restituida a la dignidad de una vida humanamente digna, está destinada a cerrarse en un abatimiento que quita amor a todos». Y este, añadió el Pontífice, es el desafío de humanidad y de civilización que requiere nuestro compromiso y la ayuda de Dios.

Crédito de la nota: Vatican News.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.