Última actualización: Hoy a las 08:00 am   Visitanos también en las redes sociales
 

Publicada: 09-01-2017

 

La pobreza en México es una vergüenza: Coppola


El nuncio apostólico, Franco Coppola, señaló el pasado 7 de enero que la pobreza en México es una vergüenza. A tres meses de haber llegado a este país, el representante del papa Francisco se dijo impresionado por la miseria que ha podido observar.

Al oficiar la misa por los 800 años de la confirmación de la orden de los dominicos, en la basílica de Guadalupe, comparó esa situación de carencia con la que se vive en África. «En aquella parte del mundo hay una pobreza general. Aquí no se puede decir eso, es un país que por muchos lados es muy desarrollado, pero desigual. ¡Cuántos pobres hay todavía. No es posible, no es posible!», afirmó en su homilía Coppola, quien antes de ser nombrado embajador del Vaticano en México, desempeñaba ese mismo cargo en República Centroafricana y Chad.
El arzobispo italiano indicó «es un vergüenza, sobre todo para los cristianos, que existan esos niveles de miseria. No creo que tengamos que apuntar el dedo contra otros. Es nuestra falta, pues la Iglesia es una familia, en la que hay hermanos muy ricos y hermanos muy pobres».
Recordó que el papa Francisco ha hecho varios llamados para no olvidar a quienes menos tienen. «Tenemos que ocuparnos de ellos: son nuestra carne, nuestra sangre», apuntó. Asimismo, sostuvo que en estos días hay que proponer la luz de Dios, «porque Él no utiliza la violencia y jamás se impone».

La declaración del nuncio es muy valiosa, resaltó el sacerdote Miguel Concha Malo, religioso de la orden de los dominicos. «En tan poco tiempo de estar en este país no sólo se ha dado cuenta de las cosas positivas, sino de algo tan lamentable como la pobreza», agregó en entrevista.
Concha Malo, defensor de los derechos humanos, consideró que el mensaje de Coppola debe ser ejemplo para todos los mexicanos por cuestionar el crecimiento de la pobreza. «Qué bueno que lo dijo, porque santo Domingo de Guzmán realmente tenía gran sensibilidad por los pobres. Alguna vez vendió sus libros, unas de sus pocas pertenencias, para no dejar abandonados a los pobres», agregó el padre Concha Malo.

 

Fuente: LA JORNADA

 

 

 

 

 

 

Imagen: La Jornada


 

 

 

 
Archivo de noticias