Última actualización: Hoy a las 08:00 am   Visitanos también en las redes sociales
 

Publicada: 11-01-2017

 

El Papa pide a las madres dar el pecho «sin miedo» en público


«Como la ceremonia es un poco larga, alguno llora de hambre. Si es así, ustedes, madres, amamántenlos, sin miedo, con toda la normalidad, como la Virgen amamantaba a Jesús», dijo el Vicario de Cristo.

El pasado 8 de enero el papa Francisco bautizó a 28 bebés, 13 niñas y 15 niños, dentro de la Capilla Sixtina y, cuando algunos de ellos comenzaron a llorar, interrumpió su homilía para animar a las madres a amamantar a sus hijos en público «sin miedo, con toda la normalidad». Esta capilla, obra maestra de Miguel Ángel, también es el lugar donde se celebra el cónclave.
Es la cuarta ocasión que el Papa bautiza en ceremonia conjunta a un gran número de bebés, la mayoría de ellos hijos de trabajadores vaticanos, para conmemorar el Día del bautizo del Señor, en el río Jordán.
Lo curioso fue que, justo después de que durante la homilía, un niño comenzó a llorar, y a su llanto se sumaron los demás bebés. Entonces Francisco interrumpió su discurso para hacer una reflexión. Sonriente, bromeó afirmando que «ha comenzado el concierto» y justificó los lloridos en tono cariñoso. «Es porque los niños se encuentran en un lugar que no conocen, posiblemente se han despertado antes de lo normal. Comienza a llorar uno, da la nota —dijo con una carcajada— y después los otros lo imitan, y algunos lloran simplemente porque ha llorado el otro. Jesús hizo lo mismo. A mí me gusta pensar que la primera prédica de Jesús fue un llanto», dijo Francisco.
Este mensaje, que las familias recibieron agradecidas y con una sonrisa, continuó: «Además, como la ceremonia es un poco larga, alguno llora de hambre. Si es así, ustedes, madres, amamántenlos, sin miedo, con toda la normalidad, como la Virgen amamantaba a Jesús».
Con la misma normalidad que pidió en el comportamiento de las madres con sus hijos —aunque ninguna de ellas dio el pecho a su bebé— y que ya había defendido en otras ocasiones, el Papa continúo con la ceremonia. Tras pronunciar estas palabras dirigidas a las madres, prosiguió: «no se olviden, han adquirido el compromiso de la fe y de hacerla crecer para que sea un ejemplo para todos nosotros, obispos, sacerdotes, todos». Aseguró que la fe «no es recitar el Credo los domingos en misa, no es sólo esto. La fe es creer lo que es la verdad: Dios Padre que nos dio a su Hijo y el Espíritu que nos vivifica: también es encomendarse a Dios, y esto ustedes se lo deben enseñar a ellos con su ejemplo, con su vida. Porque la fe es luz».

 

Fuente: EL PAÍS

 

 

 

 

 

 

Imagen: EFE


 

 

 

 
Archivo de noticias