Última actualización: Hoy a las 08:00 am   Visitanos también en las redes sociales
 

Publicada: 25-01-2017

 

El bosque de los dólares: asesinato de Isidro Baldenegro


El 15 de enero pasado fue asesinado Isidro Baldenegro López, líder ambientalista indígena. Presentamos una reflexión íntegra de José Carlos G. Aguiar, publicada el 25 de enero en el programa en línea aristeguinoticias.
Isidro Baldenegro López fue muerto a sangre fría el pasado 15 de enero en la comunidad de Coloradas de la Virgen, en el municipio de Guadalupe y Calvo, Chihuahua. Isidro fue asesinado... El vil atentado mortal contra el líder ambientalista indígena de 51 años es un crimen político que tiene como objetivo continuar con la destrucción de los últimos bosques intactos que quedan en México, y por ende los pueblos originarios que viven en ellos.
El indígena era rarámuri, y nació en la sierra alta de Chihuahua donde se dedicaba a la agricultura para el autoconsumo. Toda su vida estuvo marcada por los árboles de pino y las montañas: su papá, también un defensor de los bosques, fue asesinado por actores armados (quizá sicarios, o paramilitares) en 1986. Esta zona de la Sierra Tarahumara, donde Chihuahua colinda con los estados de Sinaloa y Coahuila, es uno de los últimos enclaves boscosos de México, un paraíso por su megadiversidad en flora y fauna con presencia de más de un 15 por ciento de especies endémicas. Las mariposas monarca, por ejemplo, pasan por aquí y hacen escala durante su ruta migratoria.

El oro verde

El estado de Chihuahua tiene la mayor extensión de bosques del país, 7.6 millones de hectáreas en total. Tristemente, este paraíso natural es también un territorio de lucha por la tala de árboles para los Estados Unidos y la producción de mariguana y heroína, también para los Estados Unidos. El 40 por ciento de las tierras boscosas son ejidales, y desde las reformas constitucionales de 1992 impulsadas por Carlos Salinas de Gortari, las poblaciones de estas tierras se encuentran bajo presión para desocupar o vender, en el mejor de los casos, los ejidos. Muchos campesinos viven o trabajan en tierras sin saber quiénes son ya sus dueños. Luego de la firma del Tratado de Libre Comercio de América de Norte, se redujeron en 2003 a 0 por ciento los aranceles sobre las maderas, una política económica que catapultó la tala de bosques en Chihuahua, al igual que en todo México.
A la fecha se calcula que el 99% de los bosques de la región han sido destruidos para alimentar la industria maderera y celulosa y hacer espacio para la agricultura. También la cacería ha afectado la fauna de la sierra. Sin embargo, la población local no ha podido beneficiarse de estos movimientos económicos. De hecho, las poblaciones indígenas de Chihuahua son las más pobres y marginadas del país. Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el 90.6 por ciento del municipio de Guadalupe y Calvo vive en pobreza sin poder cubrir las necesidades básicas, y el 47.1 por ciento vive en pobreza extrema que se manifiesta en la desnutrición.

El Triángulo Dorado
Además, el bosque se encuentra dentro del famoso Triángulo Dorado, la sierra que comparten Sinaloa, Coahuila y Chihuahua. El Triángulo Dorado es el epicentro del cartel de Sinaloa para la producción y trafico de mariguana y heroína para los Estados Unidos. Aquí nacieron «El Chapo» Guzmán, los Beltrán Leyva, Rafael Caro Quintero, Ernesto Fonseca Aguilar y el «Jefe de Jefes» Miguel Ángel Félix Gallardo. El bosque de la Sierra Tarahumara se encuentra en estado crítico, está amenazado con su extinción. Sólo 0.6 por ciento de la flora se puede clasificar como intacta. La destrucción forestal es un crimen ambiental y debe ser castigado. Sin políticas públicas efectivas para revertir la deforestación y proteger a las poblaciones locales, ya no habrá más bosques que conservar dentro de un sexenio o dos.
En este contexto extremadamente complejo donde mercados internacionales tanto legales como ilegales, definen la vida y la muerte de las poblaciones locales, Isidro Baldenegro organizó el grupo ecologista Fuerza Ambiental para defender los bosques de Chihuahua. Luego de manifestaciones pacíficas fue detenido en 2003 y no salió sino hasta 15 meses después por falta de evidencias. Dada la falsedad de las acusaciones, Isidro fue declarado preso de conciencia, y el caso fue documentado por Amnistía Internacional.

La ciudadanía desprotegida
Isidro merecía toda la protección del Estado mexicano en caso de una urgencia como la destrucción forestal en poblaciones altamente marginadas y victimizadas por el crimen organizado en Chihuahua. En 2005, Baldenegro recibió el prestigioso Premio Goldman «por su campaña no violenta para proteger los bosques milenarios de la deforestación en una región plagada por la violencia, el narcotráfico y la corrupción».
En los últimos años, el ecologista siguió recibiendo amenazas e intimidaciones, pero no dejó de luchar para que se cumpliera la ley y proteger los bosques de pino. De hecho, acababa apenas de regresar a la comunidad luego de estar un tiempo «en el norte», debido al nivel de peligro. Una figura como la de este ecologista es tan necesaria en México para recomponer un pacto social basado en el estado de derecho administrado por autoridades competentes, con ciudadanos en activo por el ejercicio de la justicia y la legalidad. México necesita estos líderes, y los necesita vivos, que sigan alertando a la ciudadanía de los abusos de las autoridades o de los grupos criminales. Ciudadanos que defiendan los recursos naturales de todos los mexicanos.

Los últimos (bosques)
La muerte de Isidro es un ataque a la participación ciudadana y los derechos humanos, en particular de los indígenas, y a la conservación del medio ambiente en México. El asesinato tiene que ser investigado con el fin de que se encuentren los responsables y se haga justicia. Su ejecución extrajudicial fue organizada para terminar su lucha por la protección de la sierra, tanto como la de su padre, y es un atentado contra la conservación del medio ambiente. El caso será seguramente retomado en el segundo reporte que las Naciones Unidas está preparando este año sobre la violencia contra los defensores de los derechos humanos en México.
Porque además de este ecologista, hay más de 33 líderes comunitarios que han sido asesinados en México desde 2010. Porque lo que sucede con los rarámuris en los bosques de Chihuahua, sucede en cualquier otro estado del país. Porque si no se hace justicia luego del asesinato de Baldenegro, no sólo se estarán destruyendo los últimos bosques de pino en la sierra Tarahumara, sino también a los rarámuris.

Fuente: aristeguinoticias

 

 

 

 

 

 

Imagen: goldmanprize.org


 

 

 

 
Archivo de noticias