Última actualización: Hoy a las 08:00 am   Visitanos también en las redes sociales
 

Publicada: 11-01-2019

 

Misioneros asesinados en 2018

Nuestro país constantemente tiene que afrontar diferentes pruebas y adversidades, las pocas oportunidades de trabajo y educación, la alta inseguridad que seguimos sufriendo, y la llegada de un nuevo gobierno, con lo que tiene de incertidumbres y esperanzas. Ante ese panorama, vemos con inquietud que nuestro pueblo reclama una Iglesia cercana y de acompañamiento. 1. En la pasada solemnidad de la Ascensión del Señor, se presentó con gran entusiasmo el Proyecto Global de Pastoral 2031-2033. 2. La realidad de inseguridad y violencia que crece desmedidamente obligando a nuestro pueblo a vivir con miedo, con dolor e incertidumbre. La Iglesia que peregrina en México está comprometida en aportar todos sus recursos, para el bien común, con sus enseñanzas, su pastoral y su doctrina, abriendo espacios para el encuentro, el diálogo y la construcción de paz. Es nuestro deber, en el anuncio del Evangelio, mantener en marcha vigorosa el Plan de Construcción de Paz de la Iglesia, que sin duda, y en colaboración con la sociedad civil, gobierno y múltiples organizaciones, nos permitirá avanzar en la superación de la violencia y la consolidación de la paz. 3. El 15 de noviembre del año pasado durante la CVI Asamblea Plenaria, se aprobó el Equipo Nacional para la Protección de Menor, con el objetivo de prevenir el abuso sexual en el clero diocesano y en toda la Iglesia, y ofrecer una correcta actuación, civil y canónica, en caso de que este lamentable hecho se realice. Sumada a esta acción recibimos con alegría, la invitación que Francisco ha hecho a los presidentes de las conferencias episcopales del mundo, a un encuentro en Roma, en el mes de febrero, para tratar este asunto con carácter prioritario, y al que nos estamos preparando para llevar el trabajo que ya hemos estado realizando en México. De igual forma, vamos con el corazón y los oídos abiertos, muy dispuestos a compartir y recibir aportaciones. 4. Hoy más que nunca nos inquieta el grito estremecedor de nuestros hermanos migrantes. En fidelidad a la fe en Jesucristo, no puede pasar de largo el sufrimiento de quien busca mejores condiciones de vida, al cruzar la frontera para trabajar y contribuir al bien común, no sólo de sus familias sino del país hermano que los recibe. 5. Como nos recuerda el documento Laudato sí, el cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad. Nuestro país debe ser pionero en el cuidado de nuestra casa común. Firman: Monseñor Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey y presidente de la Conferencia Episcopal Mexica; y monseñor Alfonso Miranda Guardiola, obispo Auxiliar de Monterrey, secretario General de la

CEM. CEM

 





 


 

 

 

 
Archivo de noticias