Última actualización: Hoy a las 08:00 am   Visitanos también en las redes sociales
 

Publicada: 09-08-2019

 

Pese a la violencia y el terrorismo las misioneras no abandonan Burkina Faso

En este clima de tensión las Hermanas Misioneras de la Inmaculada, presentes en Burkina desde el año 2000, están trabajando. «En Bobodiulasso, popular distrito de Quinimakora, trabajamos en estrecha colaboración con la parroquia y dirigimos dos centros que son de la diócesis y están abiertos a todos. La población es relativamente joven y, por esta razón, hemos abierto una biblioteca con salas de estudio, un anfiteatro para reuniones, debates, conferencias y actividades culturales y educativas», señalan las religiosas.
«De hecho, otras tres parroquias nacieron de la parroquia madre, organizadas en comunidades de base, ubicadas en los distintos distritos. Garantizamos nuestra presencia con encuentros formativos para adultos, vamos a visitar a los enfermos a domicilio. Nuestras reuniones se centran en problemas cotidianos como la falta de agua, la escolarización de los niños, la higiene y los cursos de alfabetización. En cada barrio hay un comité de gestión y una comisión formada por un grupo de jóvenes”, agregan.
«En colaboración con un farmacéutico italiano especializado en cosmética, en 2005 se abrió una cooperativa en la que trabajan una docena de mujeres. Han aprendido a fabricar cosméticos de notable calidad tanto para el mercado local como para la exportación y se están organizando para el comercio exterior», añadió una religiosa.
«Desde hace algunos años, la comunidad acoge a jóvenes que quieren dedicarse a la vida religiosa. Tenemos un postulantado y un noviciado, actualmente hay seis novicias en formación. Un punto importante de esta etapa formativa es su inclusión en la vida de la gente. Las novicias pasan un mes en grupos en los pueblos para compartir la vida cotidiana de las personas que encuentran, viviendo con los medios que encuentran en el lugar y de manera autónoma. Tres veces a la semana llevan ayuda a un centro para enfermos mentales. Una monja mantiene el contacto entre los enfermos y sus familias y un médico supervisa el centro».
Según un informe de Naciones Unidas publicado esta semana, hasta la fecha en Burkina Faso, unas 224 mil personas han sido desplazadas como resultado de la violencia. Tan sólo en este año, 90 mil burkineses han huido de sus hogares. Han abandonado sus aldeas porque están aterrorizados por la violencia que es particularmente común en el norte del país.
Agencia Fides

 





 

ACNUR


 

 

 

 
Archivo de noticias