Última actualización: Hoy a las 08:00 am   Visitanos también en las redes sociales
 

Publicada: 08-07-2019

 

Pastoral Afro: 40 años junto a los pequeños de la sociedad

«En este Encuentro queremos enfrentar el desafío de respetar, cuidar y, al mismo tiempo, compartir los valores, las riquezas que tiene el pueblo negro en su espiritualidad con otros pueblos. Lo importante es hacer un camino desde lo pequeño, desde lo sencillo, desde los grupos minoritarios para fortalecer la inculturación del Evangelio en Esmeraldas y en todos los pueblos», dijo el sacerdote comboniano Martín José Balda, responsable de la Pastoral Afro del vicariato apostólico de Esmeraldas, Ecuador, en el marco del 30 Encuentro Nacional de Pastoral Afroecuatoriana, que se desarrolló del 4 al 7 de julio, con motivo de la celebración de los 40 años del inicio de esta pastoral específica.
El misionero comboniano señaló que esta pastoral específica nació a raíz de que, «desde el principio, en el vicariato de Esmeraldas la población es mayoritariamente negra y lo que se ha hecho con ellos es un camino juntos para tener en cuenta la cultura, la religiosidad, la espiritualidad del pueblo afro y con esas raíces inculturar el Evangelio en este ambiente». Asimismo, el padre Balda indicó que, «este proceso comenzó desde la formación de catequistas, guías de comunidades, lo que llamamos “rezanderos”, etcétera, en esos encuentros surgió la idea de comenzar una pastoral específica con el pueblo negro y esta experiencia comenzó hace 40 años, alrededor de 1979; posteriormente se fue abriendo a otras provincias a causa de la migración de las familias, principalmente al sur de Esmeraldas, hacia las grandes ciudades como Quito y Guayaquil y de ahí nos unimos a todo un trabajo pastoral con otros lugares donde hay una población afro muy significativa como los es el Valle del Chota, en la cuenca del Mira».
El responsable de la pastoral afro del vicariato de Esmeraldas, también explicó que, esta pastoral específica «intenta dar respuesta a los desafíos que tiene la comunidad negra, digamos en su forma de cómo son vistos, en sus aspectos culturales, en su espiritualidad y religiosidad, y este camino ha ido fortaleciéndose con el paso del tiempo».
El padre Balda dijo que la Iglesia en Ecuador, por parte de la Conferencia Episcopal de Obispos fue la primera en aceptar este desafío de acompañar con una pastoral inculturada, propia afro, a estos pobladores; en este sentido, la Iglesia ha dado pasos importantes y a nivel continental se han realizado encuentros en los diferentes países donde hay población afro. «En Ecuador, de 7 a 10 por ciento de la población es negra, es un número bastante elevado, sin embargo en algunos países de América Latina el porcentaje es aún mayor. Pero a pesar de ello –resaltó el misionero comboniano– la población de color ha sido imperceptible durante mucho tiempo y la Iglesia ha querido y quiere acompañar a estas comunidades con una pastoral específica para la inculturación del Evangelio desde la realidad y la vivencia de las familias y de las comunidades negras».
Asimismo, el padre Martín José comentó los diferentes momentos que se vivieron en este Encuentro, que este año tuvo como lema «Mi familia, mi mayor tesoro». De alguna manera se hace referencia a todo el proceso que la Iglesia ha realizado en esta pastoral específica y va a ser por una parte, una especie de celebración, pero por otra, una especie de evaluación y reflexión para ver los desafíos que nos van quedando por delante y sobre todo, de encuentro y reconocimiento a todos aquellos que han apoyado esta pastoral desde el principio. El Encuentro inició el 4 y concluyó el 7 de julio con una misa de clausura.
vaticannews.va

 

 

 

 





 

Joel Cruz


 

 

 

 
Archivo de noticias