Última actualización: Hoy a las 08:00 am   Visitanos también en las redes sociales
 

Publicada: 09-09-2019

 

El Papa visita santuario del padre Laval, en Mauricio

Muchos peregrinos que confían en la intercesión del beato Laval visitan su imagen situada en el santuario que lleva el mismo nombre, en República de Mauricio. De hecho, hay quienes llegan a la isla, después de un largo viaje, sólo con el deseo de tocarla.
En esta tercera etapa de su 31 viaje apostólico internacional a África, luego de visitar Mozambique y Madagascar, el Papa se detuvo en este santuario para visitar la tumba de dicho beato, depositar un arreglo floral y orar.
Junto al párroco y al responsable del santuario, se dieron cita algunos obispos de las Conferencias Episcopales del Océano Índico (CEDOI). También estuvieron presentes unos 65 fieles. Al terminar la visita, Francisco saludó a 12 enfermos, así como a 20 familias de drogadictos alojados en «Casa A», centro dirigido por un diácono permanente y su esposa.
El santuario se encuentra ubicado dentro de los muros de la iglesia de la Santa Cruz, en las afueras de Port Louis, y destaca por su reciente reconstrucción en 2014, con motivo del 150 aniversario de la muerte del beato. Una reconstrucción que fue necesaria tras el aumento constante en el número de peregrinos que se reúnen en oración ante la tumba del beato, especialmente cada 9 de septiembre, aniversario de su fallecimiento. Su tumba se encuentra coronada por una caja de vidrio situada debajo de un gran crucifijo, mismo que es la réplica de la cruz junto a la cual el padre Laval aceptó, por primera y única vez, ser fotografiado.
Conocido como el «Apóstol de los negros», Jacques-Désiré Laval nació en Francia en 1803, en el seno de una familia de clase acomodada que lo obligó a graduarse en medicina, pero pronto decidió convertirse en misionero. En 1841 llega a la isla de Mauricio para dedicarse a la evangelización de los negros que, por ley, habían sido liberados de la esclavitud. Destaca por su entrega y servicio a los más necesitados, en concreto, por fundar numerosos hospitales, abrir escuelas primarias y construir varias capillas para la formación espiritual y la promoción de la integración social de la población. A los 59 años, debilitado debido a una apoplejía, muere el 9 de septiembre de 1864. Acudieron más de 40 mil fieles a su funeral. Fue beatificado por el papa Juan Pablo II el 29 de abril de 1979.
Fuente: vaticannews.va


 

aciprensa.com


 

 

 

 
Archivo de noticias