Padre Feliz: «Que la Navidad también esté entre los sudaneses»

Padre Feliz: «Que la Navidad también esté entre los sudaneses»

Querido amigo, estoy pensando en la Navidad. Te veo, conmigo, en el pesebre, con muchos otros amigos. Claramente, en primer plano. Eres de la familia. Somos una familia. ¡Vamos de fiesta! Porque el Niño, Emmanuel, el Dios con nosotros, está entre nosotros. Pero bajo el pesebre de Belén, la familia se expande sin medida, se vuelve del tamaño del mundo.

De hecho, en este momento, escucho algunas voces que me traen mensajes de nuestros otros hermanos y hermanas. Son mis vecinos. Se gritan llamamientos e invitaciones urgentes: ¡Ven a la calle! ¡Únete a nosotros en las demostraciones! ¡Abajo el gobierno militar! ¡Queremos pan! ¡Queremos vivir! ¡Ay de nosotros si dejamos de protestar! ¡Nosotros, el pueblo sudanés, no podemos permitir que nadie nos robe la revolución! ¡Tenemos que llevarlo hasta el final!

La de hoy es una de las tantas llamadas que se repiten desde el 25 de octubre, día del golpe militar. Como de costumbre, no pasará mucho tiempo antes de que la calle y la plaza se llenen de multitudes gritando sus derechos.

La gente tiene intenciones pacíficas pero, lamentablemente, la violencia está al acecho. El aire está denso por el humo de los gases lacrimógenos. Es más: ya han muerto casi cincuenta personas. Porque el enemigo, irreconocible, camina entre la multitud.

La gente carece de pan, tiene hambre de justicia, paz, dignidad.

Querido amigo, te invito a orar conmigo para que la Navidad también ocurra entre los sudaneses y que la dignidad de la vida sea una realidad para ellos. Los cristianos somos muy pocos aquí en Sudán, un país donde la gran mayoría son musulmanes. Pero el Niño Jesús no es racista. También llegó para los sudaneses. Para todos en el mundo, sin excepción.

Santa y Feliz Navidad para ti y tus seres queridos. Un próspero año nuevo, con mucha salud y gracia de Dios.

Firma el padre Feliz da Costa Martins, MCCJ

Jartum, Sudán

Crédito de la nota: www.comboni.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.