La tristeza del Papa por la muerte del Arzobispo sudafricano Desmond Tutu

La tristeza del Papa por la muerte del Arzobispo sudafricano Desmond Tutu

Desmond Tutu estaba «al servicio del Evangelio, mediante la promoción de la igualdad racial y la reconciliación en su Sudáfrica». Así recuerda el Papa, en un telegrama dirigido al Nuncio Apostólico en el país africano, Monseñor Peter B. Wells, firmado por el Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, al Arzobispo anglicano, fallecido este domingo 26 de diciembre a los 90 años. El papa Francisco expresó sus condolencias a la familia y a los seres queridos de Tutu, «encomendando su alma a la amorosa misericordia de Dios, invocando las bendiciones divinas de paz y consuelo en el Señor Jesús sobre todos los que lloran su fallecimiento con la esperanza segura y cierta de la resurrección».

El Premio Nobel de la Paz

Símbolo de la resistencia contra el apartheid, promotor de la reconciliación, conciencia de Sudáfrica: el Arzobispo anglicano Demond Tutu recibió el Premio Nobel de la Paz en 1984, por su incansable lucha no violenta contra el régimen racista, por apoyar el proceso de reconciliación nacional en su país y por su denodada defensa de los derechos humanos. 

La Comisión de la Verdad y la Reconciliación

Desmond Tutu, nacido el 7 de octubre de 1931 en la pequeña ciudad minera de Klerksdorp, al suroeste de Johannesburgo, organizó marchas pacíficas durante los períodos más oscuros del régimen segregacionista, pidiendo sanciones internacionales contra el régimen blanco de Pretoria. Con Nelson Mandela como presidente de Sudáfrica, creó la Comisión de la Verdad y la Reconciliación en un intento de lograr la paz entre las dos almas de su país, pasando para siempre la página del odio racial, sacando a la luz las atrocidades cometidas durante la represión blanca y, al mismo tiempo, intentando fomentar una forma de perdón, por un lado, y de reparación moral a las familias de las víctimas, por otro.

El Papa y la encíclica «Fratelli tutti»

El papa Francisco le había mencionado en la encíclica Fratelli tutti entre «los hermanos no católicos» que le habían motivado «en su reflexión sobre la fraternidad universal». Su muerte fue anunciada por el Presidente sudafricano Cyril Ramaphosa, quien expresó «en nombre de todos los sudafricanos, una profunda tristeza por la muerte este domingo de una figura esencial en la historia del país».

Crédito de la nota: Vatican News.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.