30 de julio, día mundial contra la Trata de Personas

30 de julio, día mundial contra la Trata de Personas

La red mundial contra la trata de personas Talitha Kum, que incluye a más de tres mil religiosas católicas y laicos, lanzó la campaña #CareAgainstTrafficking con motivo del Día Mundial de la Trata de las Naciones Unidas que se conmemora el 30 de julio. Este día destaca la explotación de hombres, mujeres y niños en todo el mundo y pide su protección, especialmente la de los migrantes y refugiados.

Creada en el año 2009 por la UISG (Unión Internacional de Superioras Generales), Talitha Kum International coordina 50 redes en más de 90 países. En 2020, los integrantes de la red en todo el mundo atendieron a 17 mil sobrevivientes de la trata, ofreciendo hogares seguros, oportunidades de educación y empleo, apoyo para acceder a la justicia y compensación, así como asistencia médica y psicosocial.

En el mismo período, cerca de 170 mil personas se beneficiaron de las actividades de prevención y sensibilización organizadas por Talitha Kum.

La campaña Care Against Trafficking (atención contra la trata) tiene como objetivo demostrar que la atención puede marcar la diferencia en cada paso del camino para combatir la trata de personas: cuidar a las personas en riesgo, a las víctimas y a los sobrevivientes.

Por su experiencia, las hermanas saben que los enfoques a largo plazo centrados en la atención pueden reducir el riesgo de que las y los sobrevivientes sean víctimas nuevamente. Sin embargo, dicen, estos enfoques requieren una participación institucional que las hermanas por sí solas no pueden garantizar. 

La hermana Gabriella Bottani, coordinadora internacional de Talitha Kum, dijo: “Pedimos a todas las personas de buena voluntad que se unan para abordar las causas sistémicas de la trata de personas, para transformar la economía de la trata en una economía de cuidados. En particular, pedimos a los gobiernos que se comprometan a apoyar a los sobrevivientes a largo plazo, garantizando una educación de calidad, oportunidades y permisos laborales, acceso a la justicia, compensación, y asistencia médica y psicosocial”. 

La fuerza de las monjas 

Impulsadas por la fuerza de su compromiso espiritual, las Hermanas de Talitha Kum han ayudado a decenas de miles de personas a escapar de la trata y encontrar una manera de reconstruir sus vidas libres y dignas. 

La hermana Patricia Murray, secretaria ejecutiva de la UISG, comentó que “Talitha Kum está comprometida no solo a apoyar a las comunidades vulnerables y marginadas de todo el mundo, sino también a desmantelar los sistemas que permiten su opresión y explotación”.

El testimonio de sobrevivientes

Carmen de México: Vengo de una familia muy pobre. Quería trabajar para ayudar a mis padres. Entonces, aunque todavía era una niña, acepté con gusto la propuesta de mi cuñada de cuidar a los hijos de una conocida suya en otra ciudad. Cuando llegué, me obligaron a prostituirme, amenazando con dañar a mi familia si me resistía. No estaba sola, también había otra niña, también menor de edad. Fuimos golpeadas y violadas.

A mis padres les dijeron que estaba muerta. Había llegado al límite de la resistencia cuando tuve la oportunidad de escapar. Ese día hubo mucha confusión en el metro y me escondí entre la multitud. Pedí ayuda a una mujer que, después de escuchar mi historia, me llevó con las hermanas de Talitha Kum. 

Ahora estoy en un lugar seguro, en constante contacto con mi familia y he retomado mis estudios, completando el ciclo de secundaria con mérito. Tengo 17 años y no me es fácil lidiar con la violencia de la trata. Estoy agradecido por la nueva oportunidad que se me ha brindado. Cuando las hermanas me abrieron la puerta de su casa, fue como si el Señor me estuviera diciendo en ese momento “Ven. Ha llegado el momento, hija mía ”.

Jessie de Uganda: Trabajé en una planta química en Uganda. Después de enfermarme por una alergia a los materiales que usábamos, tuve que dejar mi trabajo. Compré un pequeño quiosco para vender comida a los transeúntes. Todo iba bien, hasta que fui estafada por una agencia que me ofreció un trabajo en el Medio Oriente. Pensé que estaba frente a una gran oportunidad, pero en cambio me encontré víctima de lo que se llama “esclavitud doméstica”.

Trabajé incansablemente y no recibí comida ni compensación. Estaba pensando en escapar de esa terrible situación. Durante un primer intento de fuga, un taxista me violó y pedí ayuda. Pero la desesperación me llevó a huir nuevamente y por suerte el otro taxista me acompañó hasta la Embajada.  Fue el comienzo de una nueva vida: llegué a una casa de hermanas que me cuidaron, me dieron comida, ropa, dignidad.

Un día les pregunté a las hermanas por la posibilidad de volver a casa, pensando en la felicidad ligada al período en el que dirigía mi pequeño quiosco. Las hermanas me ayudaron a obtener los documentos y a ponerme en contacto con mi país de origen. Hoy vivo en Uganda y las hermanas continúan ayudándome en mi camino de trabajo y reinserción social ”.

Crédito de la nota: comboni.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.